23 de noviembre de 2016

EXENCION DE LA PRESTACION POR MATERNIDAD EN LA RENTA

El pasado lunes hemos podido leer en la prensa, la noticia de una sentencia del TSJ de Madrid, donde declaran exenta la prestación por maternidad a efecto de la renta.

Esta sentencia, conlleva la devolución por parte de Hacienda de los importes cobrados a un contribuyente al haber declarado como rendimientos del trabajo dichas prestaciones.

En base a esto y teniendo en cuenta las consultas recibidas por algunos clientes, entendemos que es necesario aclarar ciertos conceptos en esta materia.

¿Qué es la prestación por maternidad?

La prestación por maternidad, es el dinero que perciben las madres durante la baja por maternidad una vez llegada al mundo la criatura. Como todos saben son las famosas 16 semanas que se pueden disfrutar con el nacimiento o adopción de un hijo.  Este dinero lo paga la Seguridad Social en función a nuestras bases de cotización.


Tratamiento tributario de la prestación por maternidad.

La Agencia Tributaria, nuestra amiga Hacienda, siempre ha considerado esta prestación como un rendimiento del trabajo, equiparándola con las nóminas, pensiones de jubilación, prestación por desempleo o por ejemplo como las prestaciones que percibimos por las bajas por enfermedad o accidentes de trabajo.

Sin embargo, esta sentencia del TSJ de Madrid, entiende que la prestación por maternidad se encuentra dentro de las rentas exentas que marca la Ley del IRPF.

La piedra angular de estas diferencias entre la AEAT  y el TSJ de Madrid, se debe concretamente a la interpretación del art. 7.h, que estable que estarán exentas:


Las prestaciones familiares reguladas en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas.
Asimismo, las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, siempre que se trate de prestaciones en situaciones idénticas a las previstas en el párrafo anterior por la Seguridad Social para los profesionales integrados en dicho régimen especial. La cuantía exenta tendrá como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributará como rendimiento del trabajo, entendiéndose producido, en caso de concurrencia de prestaciones de la Seguridad Social y de las mutualidades antes citadas, en las prestaciones de estas últimas.
Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.
También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.

Tal y como vemos en la parte resaltada del artículo, se entiende, a nuestro parecer, que en el artículo se quiere expresar que están exentas tanto las prestaciones por nacimiento a nivel nacional (Seguridad Social), como las que puedan facilitar las administraciones autonómicas y locales.

Sin embargo el criterio de Hacienda es que las prestaciones de la Seg. Social no están incluidas en este artículo basándose en que la prestación por maternidad no se encuentra regulada en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio.

Tanto es así, que ya en el 2013 la AEAT publico una nota informativa ante la avalancha de solicitudes de devolución que se empezaron a recibir por la ambigüedad en la interpretación del citado artículo, nota que copiamos bajo estas líneas:

Se han recibido en las oficinas de la AEAT diversos escritos solicitando la rectificación de las declaraciones de IRPF con solicitud de devolución para los ejercicios 2009 a 2012 en base a la posible exención de las cantidades satisfechas por la Seguridad Social, en concepto de prestación por maternidad, y que ha tenido su origen en la difusión masiva de mensajes telefónicos en los que se insta a la presentación de escritos ante la AEAT para todas aquellas personas que hubiesen percibido este tipo de prestación.

A este respecto, y a la hora de determinar la posible exención de estas prestaciones, se debe acudir a los dispuesto en la letra h) del artículo 7 de la Ley 35/2006, que enumera entre las rentas exentas:
"h) Las prestaciones familiares reguladas en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas."

Añadiendo en sus dos últimos párrafos:

"Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.
También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales."

Del propio texto legal se determina una clara diferenciación entre las prestaciones públicas, otorgando la exención, en el caso de las de maternidad, exclusivamente a las percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales. Por otra parte, las prestaciones por maternidad satisfechas por la Seguridad Social no se encuentran entre las reguladas en el capítulo IX del Título II del mencionado texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Por tanto, las retribuciones satisfechas en forma de prestación por maternidad satisfechas por la Seguridad Social deben calificarse como rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en la letra a) del apartado 2 del artículo 17 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, que establece que, en todo caso, tienen la consideración de rendimientos del trabajo las prestaciones percibidas de los regímenes públicos de la Seguridad Social, no siéndole de aplicación ninguno de los supuestos de exención previstos en la Ley 35/2006.

Partiendo de todo lo anterior, debemos entender dos cosas:

1.       La sentencia es novedosa, no crea jurisprudencia y emana del TSJ de Madrid, por lo que puede que Tribunales Superiores de otras autonomías no sigan los mismos criterios.

2.       Hacienda a día de hoy, siempre rechazará la solicitud, por lo que nos veríamos obligados a seguir el procedimiento por la vía larga, es decir, Tribunal Económico – Administrativo y posteriormente al Tribunal Superior de Justicia que corresponda. Lo cual quiere decir, tiempo y dinero.


Es por este motivo, que nuestro mejor consejo es actuar bajo el criterio de prudencia, estudiando primero la cantidad a la que tendríamos derecho reclamando y los costes del proceso para determinar si es conveniente, partiendo de que no existe seguridad ninguna del resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenidos a los Comentarios de Conoce Tus Impuestos, si quieres hacer alguna consulta no lo dudes, respondemos lo antes posible.
No olvides dejar un nombre o apodo para poder dirigirnos a ti y si tienes blog, no dudes en dejar un enlace.
Desde la nueva actualizacion de blogger los post con mas de 200 comentarios tienen problemas para cargar todos, por lo que si quieres ver más tienes que pinchar en el enlace que pone cargar más sobre estas lineas.

Compartelo